En los transcursos de los dias estamos subiendo información que fue borrada en nuestro blog, debido a unos problemas ajenos al blog. Además de esto, estaremos haciendo reformas y algunos cambios en el blog.
Sepan disculparnos!

miércoles, 22 de julio de 2009

"Mi boda será exótica y diferente"



Cuando el deseo persiste, no hay nada que la detenga porque ella se atreve a todo. Así piensa y vive Emilia Attias (22). La afirmación no parece vestir los ostentosos trajes de la provocación, sino más bien despojarse de accesorias ambiciones para desnudar la más profunda convicción: “Busco ser fiel a mí misma, abrazar la libertad y, por sobre todas las cosas, escuchar mi voz interior. Creo que esa es mi esencia. Trato que nada me impida ir hacia donde quiero ir”, afirma Emilia.

Han pasado más de cinco horas de una espectacular sesión fotográfica que devela su personalidad extravagante y lúdica, y quince desde que empezó el día y, sin embargo, su energía se mantiene intacta. “Soy una persona transgresora, me gusta desestructurar y romper moldes”, adelanta sentada frente al grabador. Avisa que no tiene apuros, y lo hace mientras acomoda con rapidez su pelo con rastas (un look que debió adoptar para la tercera temporada de la exitosa tira “Casi Angeles”, de Telefe y que la tiene fascinada). “Me siento poderosa. No me incomodan, no me pesan, no me pican, me hago mil peinados y me encanta jugar con ellas. Me resultan personales y sexies”, aclara. La sonrisa y la mirada cómplice de Naim “el Turco” Sibara (42), su novio desde hace tres años y siete meses, lo confirma sin demora. Situado a pocos metros de donde transcurre la entrevista, el actor y humorista también espera desde hace varias horas a su novia con conmovedora paciencia, mientras cuida a Ramón y Nina, el Bulldog Francés y la perra Pekinés que comparten junto con ellos la casa que compraron y remodelaron en la zona de Belgrano.

Click en LEER MAS para ver la nota y entrevista




“Estoy en un momento de reconocimiento, de mucho trabajo y poco descanso, pero creo que es un antes y un después de mi carrera. También es un momento de gran plenitud emocional. Me siento una persona muy completa.”, confiesa la actriz y modelo de Multitalent, que acaba de regresar al Gran Rex con las funciones teatrales del ciclo de “Casi Angeles”. A pesar que su carrera está en un punto fulgurante y que se siente “en la mejor versión de mí misma”, ella dice que nunca se convencerá de que “llegó”. Lo suyo, asegura, será una constante evolución. “Es que si una se detiene en el halago, no crece espiritualmente, además de ser peligroso para la carrera. Hay que seguir conectada con el alma para inspirarse, encontrar motivaciones y creatividad y poder crecer y dar mucho más de vos”, sentencia Emilia.

—Trabaja desde los 13 años, y a los 22 hasta vivió en el exterior. ¿Siente que creció antes de tiempo?

—Quizá muchos vean una madurez precoz, pero la verdad es que nunca fui consciente de ese proceso. Siempre fui una persona segura. Si algo me gustaba no entendía cómo algo me iba a detener. Desde muy chica sabía cuáles eran mis objetivos, y cuando surgió la oportunidad mi energía estaba dirigida hacia eso. Vivo conectada con mi alma y voy a ir por lo que ella desee a nivel espiritual, emocional o artístico. Eso fue lo que me hizo madurar.

—¿Cómo es vivir “conectada con su alma”?

—Desde muy chica fui una persona espiritual. Me gusta lo misterioso y esotérico. Siempre tuve la suerte de conocer astrólogas y ver la vida desde un lugar más profundo. Leo mucho, soy muy curiosa y esas personas me han ayudado muchísimo a conocerme. Mi instinto me guió para buscar las herramientas que ayudaron a ser lo que hoy soy. Disfruto mucho de los momentos de conexión conmigo misma.

—¿Es verdad que medita con fuego?

—Sí (sonríe). Meditar me gusta. Alguna vez leí y siempre trato de recordar que lo bueno de la meditación es que me permite entrar en un silencio interior. Eso hace que primero, escuches muy bajito tus pensamientos. Dicen que el verdadero ser y el más poderoso y sabio es el que yace dentro de cada uno, y es por eso que necesitamos acallar todo rumor para escuchar esa voz. Si meditamos en silencio, escucharemos esa voz cada vez más fuerte hasta que se haga presente. Y ese pensamiento se convertirá primero, en palabra, luego en hecho y, finalmente, en hábito. A partir de ahí, esos hábitos conformarán el carácter que determinará tu destino. Me gusta mucho meditar con fuego. Si se puede, una fogata, y si no con una simple vela. Te acostás y la sensación de entregarte te llena, te da fuerzas, y te quita lo negativo. La energía es algo que alimento a diario.

—¿Cómo es hoy esa vida diaria?

—Me levanto a las 07:00 y grabo desde las 08:00 hasta las 17:00, después voy al gimnasio para entrenar una hora y media. A veces tengo sesiones con mi esteticista, Mariana Fariña, o voy a mis clases de canto. Cuando no lo hago, me gusta llegar a casa y escribir o también pintar. Así termino el día. Me agrada estar con mis perritos y cocinar para mi pareja o mis amigos. La vida que tengo me gratifica, porque vivo muy tranquila. Soy de pasar mucho tiempo con mi novio, porque lo amo y lo extraño mucho. Llego a casa y lo primero que deseo es verlo.

—¿Se declara una mujer romántica?

—Sí, lo soy. Creo ser una mujer que entiende la vida desde un lugar muy abierto. A la hora del amor siento que no hay nada más lindo que amar y ser amada. Cuando una ama lo hace para toda la vida, porque no querés que esa persona nunca más se vaya. Deseás cuidarlo y no separarte nunca de ese amor. Es algo muy lindo estar enamorada así. Te convierte en una persona idealista y romántica, porque amás tanto al otro que deseás que te sorprenda, te regale y diga cosas lindas, y eso también me inspira a hacer lo mismo. Soñás con una vida entera juntos, con una familia, y eso sólo lo despierta el amor. Soy una mujer de vivir el amor con mucha intensidad, seguridad y de un modo muy alocado. Soy intensa, pero también dulce, tierna y hasta servicial. Me encanta que el amor rompa todas mis estructuras. Me siento un dulce de leche, me entrego por entero. El amor es la fuerza más poderosa. Me vuelve vulnerable y, a la vez, me potencia para la vida. Es lo más maravilloso que me ha tocado vivir.

—¿Qué debe tener un amor para ser especial?

—Para ser especial una amor debe venir acompañado de una gran pasión y encanto. Pero una relación no se sostiene sólo con eso. También tiene que incluir libertad para entender y dejar fluir el ego de cada persona. Debe incluir respeto, mucho compañerismo, que para mí es fundamental, buenos tratos y demostraciones de cariño. Y también compartir ciertos ideales de vida. No podría estar con alguien que me hiciera sentir insegura.

—¿Encontró todo eso en su novio, “el Turco” Naim?

—Sí. La primera vez que lo vi atrapó toda mi atención, y eso es algo que me sigue pasando hasta el día de hoy. Cuando lo conocí no pude pensar nada más que en él. Fue muy fuerte. Me atraparon su energía, su físico y su personalidad. Todo eso me envolvió y a medida que lo fui conociendo me fue encantando aun más. Con el tiempo confirmé lo que en un primer momento me indicó la intuición. Él es quien me mata y me encandila. Es un hombre súper inteligente, con muchísimo corazón y un gran mundo interior. Además, es muy talentoso, admirable como persona, y me ama mucho. Hace cosas por mí que me derriten de amor.

—Somos indiscretos. ¿Puede darnos un ejemplo?

—Junto a él me siento muy amada, segura en lo cotidiano, y también la mujer más hermosa del mundo. Convivimos hace tres años y somos muy felices con la vida que elegimos tener. Esa es la razón por la que estamos tan bien, esa es nuestra fórmula. Me gusta cocinarle, mimarlo, organizar cenas en casa con nuestros amigos, y divertirnos. Ir al supermercado y traerle todo lo que le gusta y que él me sorprenda con mi perfume predilecto. Así vivimos y nos amamos.

—¿Siente que es el hombre de su vida?

—Sí, absolutamente. Siento que mi novio es el hombre de mi vida. Soñaba encontrarme con alguien así, siempre fui muy idealista. No quiero que se vaya más.

—¿Qué tal le resultó la experiencia de convivir?

—Convivir es lo mejor que le puede pasar a una pareja. Hay que ahorrarse los pasos. Para mí una pareja debe hacerlo de inmediato. Me parece que nunca terminás de conocer a tu pareja como cuando convivís. Es cierto que soy muy intensa y me gusta ir a lo fuerte, pero me parece un buen consejo. Al convivir una pareja se conoce, se entiende y el proceso es mucho más rápido. Con “el Turco” nos gusta vivir relajados y disfrutar la tranquilidad de nuestra casa. Nos encanta tener largas charlas, compartir el gusto por lo artístico y tocar juntos la guitarra. En casa cada uno hace lo que tiene ganas. Es como una isla. Por eso nos resulta tan buena la convivencia. El problema es cuando chocan los egos. No se trata de ver quién domina más, sino simplemente de disfrutar.

—Entre tanto disfrute, ¿hay planes de formalizar?

—Sí, me caso con el hombre de mi vida (sonríe). Tomamos la decisión, tengo muchas ganas y estoy eligiendo de qué manera será ese casamiento.

—¿Qué tipo de boda sueña tener?

—La verdad es que lo estoy pensando, porque aún tengo muchas ideas en la cabeza. No puedo dar la fecha todavía, pero sé que me quiero casar pronto, es un hecho. Tan lindo es para mí el amor y tan importante el unirme a esa persona que quiero tomarme mi tiempo. Sí me divertiría hacer algo especial. Mi boda será exótica y diferente.

—¿Como casarse en una isla paradisíaca y tener anillos tatuados?

—Sí, podría ser algo así (sonríe). En realidad, soy muy fanática de las sorpresas y prefiero guardarme algunos detalles. Imaginate que cuando le organizo un cumpleaños a mi novio no le digo nada. Y más para una boda. También siento que somos una pareja diferente, y eso me divierte. Creo que mi casamiento también será algo así. Quizá nos vean casándonos en un globo aerostático (risas).

—¿Recuerda el momento en que su novio le pidió casamiento?

—No fue una propuesta dicha con palabras. Recuerdo que estábamos acostados en la cama y de pronto nos miramos y nos dijimos “eso” con la mirada. Después de convivir un tiempo, un día los dos llegamos a sentir lo mismo, y fue una hermosa coincidencia. “¿Estás pensando lo mismo que yo?, me preguntó. Sí, le conteste”, y fue espectacular. Después vino la propuesta muchas veces, como 500. Hubo días que me propuso casamiento, y otros en que lo hice yo. Fueron muchas veces y sigue siendo todo el tiempo. ¡Me quiero casar ya!

—¿También le gustaría ser madre joven?

—Sí, me agradaría serlo. Me parece que la maternidad da mucho poder y me gusta ser una mujer poderosa. Admiro mucho a las mujeres y me maravilla el lugar que ocupan en el mundo. Me gusta que todo se una en un momento: la juventud, la seguridad de una mujer, el amor, y el traer un hijo al mundo. Quiero ser madre joven porque me tocó un amor de joven. Me gusta entregarme al amor, porque cuando eso pasa tu vida cambia.

—¿Qué tipo de mamá se vislumbra?

—Una mamá muy libre, muy activa y súper nómade con sus hijos, porque pienso llevármelos a todos lados. Me imagino una madraza. Quiero darles todo para que disfruten la infancia: los mejores consejos, cocinarles lo más rico, y estar siempre presente. Creo que a los hijos hay que criarlos con amor y no con moral. Conmigo nunca les va a faltar alegría, porque quiero que eso se respire en mi casa, del mismo modo que entiendo que también haya límites. No me gustan los nenes maleducados, ni caprichosos.

—¿Sigue deseando tener hijos mellizos?

—Sí (risas). Siempre digo lo mismo...¡qué aburrida! No, en serio, me gustaría. Tengo hermanas mellizas y mi papá también lo es. Me encantaría criar dos al mismo tiempo. Bueno, como ya dije: Me gustan las emociones intensas.

2 comentarios:

todocasiang dijo...

me alegro x su casamiento!grax x dejar la nota yo tmb la subi jeje solo aviso
xau

ladyinred dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Google Traductor

¡Traduci el blog a tu idioma!

Yups.tv la tele en un click

Click en la imagen para ver LA TELE EN UN CLICK...