En los transcursos de los dias estamos subiendo información que fue borrada en nuestro blog, debido a unos problemas ajenos al blog. Además de esto, estaremos haciendo reformas y algunos cambios en el blog.
Sepan disculparnos!

lunes, 23 de febrero de 2009

Nove en el blog!! "Año nuevo, vida nueva" cap 1


Año nuevo, vida nueva.

Capitulo 1; Llegar

Llegar se le denomina a alcanzar el fin de un desplazamiento. Llegar se le denominaba a aquello que quería Pedro. Llegar, tan solo llegar. A veces esto es lo mejor o lo peor del viaje. Si nosotros le tenemos miedo o vergüenza al lugar de destino, o a la gente que se encontrara allá, o a las cosas que pasaran, probablemente llegar sea la peor parte del viaje. Pero en cambio, si nosotros viajamos con buenas esperanzas y buenos motivos, esto se convertiría en lo mejor. Siendo sinceros, no era tan así la cosa. Pedro quería si, y a la vez no, llegar. Sentía simultáneamente las dos cosas, sentía esa vergüenza por adelantado, antes de llegar al lugar, y a la vez esas ganas incontrolables de ver a aquellas personas tan queridas por él. Después de doblar de mala manera sus tres ultimas remeras, dio unos pequeños pasos hasta alcanzar su celular que estaba sonando. Una sonrisa esbozo al ver que el mensaje venía de aquella hermosa chica que había sido una vez su novia, y que ahora se había transformado en su mejor amiga. Recordó aquellas viejas épocas, al notar que nunca había quitado aquel corazón de su nombre, que había puesto una vez, cuando era la dueña de su corazón.

Tienes un nuevo mensaje de Euge(L)
“Pedri, cuando estés por llegar mandame un mensaje o llamame, así te digo bien como haces. En lo posible, que sea rápido, necesito tu ayuda amigo para poder conquistar de una vez por todas a un rubio hermoso.


Se aseguró de tener todo guardado en su mochila, busco su pequeño mapa que una vez su madre le dio, y bajo con todo en mano, en busca de esta. La saludo con un fuerte beso en su mejilla, despidiéndose de ella por unos cuantos días. Esta, como él se lo esperaba, apretujó sus cachetes varias veces y recomendó varias cosas a la vez, haciendo enfadarlo.

- Si mamá, me voy a cuidar, y también te voy a llamar. Chau, me voy. ¿Me dejas? – Pregunto con una sonrisa y un tono que hizo reír a Claudia-
- Mandale saludos a Euge y a los chicos cuando llegues. –Ordeno mientras se dirigía nuevamente a la cocina- Trata de no olvidarte –Agrego al fin, al ver la cara de su hijo-

Salió por fin de su casa, para dirigirse a la terminal de ómnibus, donde espero exactamente unos cuarenta minutos aquel micro que lo dejaría en Pinamar. Y cuando este paró allí, entrego su pasaje y se instalo en uno de esos cómodos asientos que este llevaba. Luego de unos minutos, una pequeña nena, de no más de seis años, se sentó a su lado. Un enorme mal humor se apodero de Pedro, cuando sintió las patadas de su acompañante. Se colocó los auriculares en sus oídos, para comenzar a escuchar una de las tantas canciones de “Maná” que llevaba en su mp4, así podía distraerse y no tendría que gritarle a la pequeña nena. Muchas cosas pasaban por su cabeza a la vez, ni él mismo sabia que era lo que quería, si llegar, o no llegar. Por un lado moría de ganas por ver a sus amigos de su infancia, que hacía dos años ya que no los veía, y por el otro la vergüenza lo consumía al saber, que cuatro chicos se habían sumado a aquella amistad. Rondaba en él, la idea de no adaptarse a estos nuevos compañeros que tendría, y no llegar nunca a mantener una relación estable. Pero también estaba en su cabeza, aquel pensamiento que le aseguraba que tendría nuevos amigos.
Quedo dormido, cuando su mp4 indicaba la penúltima canción, y volvió a despertarse unos minutos antes de llegar a la parada. Tomo sus bolsos y se bajó, sin saber donde estaba parado. Rápidamente tomo su celular para comunicarse con su amiga, al no reconocer el lugar.

- Hola Euge, si soy yo. ¿Quién más? Escuchame, estoy en la parada, pero no veo ni el kiosco, ni la casa violeta de la que me hablaste. – Informo al mirar para ambos lados-
- ¿Cómo no? Decime el número de la parada en la que estás.
- A ver, dejame fijarme. –Respondió, acercándose nuevamente a la parada- La 220 – Leyó de un pequeño cartelito que había colgado-
- Claro nabo, te bajaste una parada antes. Vas a tener que caminar un poquito más bolu.do, pero hacemos así, ¿ubicas la playa que esta cerca de mi casa?
- Como no la voy a ubicar. Obvio – Afirmo él, caminando unos pasos hacia el costado-
- Bueno, venite que te voy a estar esperando en la misma. ¿Dale?
- Okey, en unos minutos estoy allá. – Dijo al comenzar a caminar-

Estaba a punto de llegar verdaderamente. A punto de ver a su querida amiga Eugenia y a los otros, y a punto de verle las caras a aquellos nuevos chicos que se habían sumado.

- Euge, ¿Segura que le dijiste que era esta playa? –Pregunto Agustín, al ver que no llegaba-
- Si, todavía me dijo que sabia cual era. ¡No puede ser tan bolu.do de perderse! –Exclamo la rubia mirando para todos lados-
- Gordi, si tu amigo no llega en unos minutos me voy para mi casa, no aguanto más el sol. Me voy a insolar –Protesto Candela, una de las “nuevas compañeras”-
-¡Pedri! –Grito al verlo y corrió hacia él-
-Euge. ¡Que enorme estás! –Se sorprendió él al verla- Y veo que estás – Siguió, refiriéndose a sus “gomas”- te acompañaron en la tapa de crecimiento –Finalizo riendo, haciendo que su amiga se ruborizada-
-Y yo veo que seguís siendo el mismo pendejo que hace dos años. –Respondió ella, negando con su cabeza-
-No, fuera de joda, estás más linda. –Confeso Pedro, dándole un pequeño giro-
-Gracias Lanzani –Dijo, y lo abrazo- Bueno, vamos para allá que así te muestro al rubio del que te hable – Explico, tomandolo de la mano-

Miro hacia el frente y noto cuatro figuras, las cuales ya conocía. A lo lejos se podía distinguir como Gastón besaba con locura a Roció, y como Daniela charlaba con Agustín, quien a la vez molestaba a una chica. Pudo notar que era una castaña de pelo lacio, o al menos así lo tenia, alta y muy flaca. Reconoció también al rubio del que Euge le habló, un chico que parecía ser macanudo, con unos rulos realmente rubios y un cuerpo como a su amiga le gustaba. Al lado de este, otro alto se encontraba junto a todos. Y cuando llegaron a ellos, Pedro quedo impactado al ver que frente a sus ojos, una morocha de pelo largo y de baja estatura, miraba detenidamente sus uñas. “Morocha hermosa”, así la definió.

GRACIAS A LA MEJOR NOVE!! www.fotolog.com/ficthiagella

2 comentarios:

[TA] dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
monika dijo...

me encanto..:"! voy a seguir leyendo.." hermosa la entrada... besos monika

Google Traductor

¡Traduci el blog a tu idioma!

Yups.tv la tele en un click

Click en la imagen para ver LA TELE EN UN CLICK...