En los transcursos de los dias estamos subiendo información que fue borrada en nuestro blog, debido a unos problemas ajenos al blog. Además de esto, estaremos haciendo reformas y algunos cambios en el blog.
Sepan disculparnos!

domingo, 22 de marzo de 2009

Novela "Año nuevo, vida nueva" cap 27


Año nuevo, vida nueva.
Capitulo 27; Anécdotas

- Dale Pedro, ya se que sos vos. – Insistía Mariana al encontrarse con sus ojos vendados-
- ¡Ya va Lali, Ya va! –Respondió el castaño mientras acomodaba algunas cosas-

Un enorme mantel rojo con pequeños cuadrados blancos se encontraba extendido en el pasto, dos botellas, una de Sprite y otra de Coca junto a dos vasos de vidrios, pétalos del mismo color del mantel desparramados por toda la zona y lo ultimo que puso, un taper blanco que no dejaba ver que había adentro. Después de suspirar y levantarse de la posición en la que estaban se acerco hasta ella, apareciendo por atrás. Cuando Mariana termino de gritar pudo desenredar aquel nudo que hacia que el pañuelo no se cayera, y dejo al descubierto los enormes y marrones ojos que ella llevaba. Al poder visualizar todo, la morocha abrió su boca y largo un pequeño suspiro, sonrió y llevo su mano izquierda al corazón. Volteo y vio como sonreía ampliamente, lo que hizo que ella también lo hiciera. Se abalanzo hacia Pedro y lo estrecho hacia su pecho, colgándose así de su cuello. Se tomaron de la mano y caminaron aquellos centímetros que los alejaba de lo recientemente armado.




- ¿Esto es para mí? –Pregunto con una gran dificultad, debido a su alegría-
- Si, digamos que viene a ser un almuerzo, medio light pero es un almuerzo –Explico Pedro sentándose sobre el mantel, abriendo aquel taper-
- ¿Y se puede saber de donde sacaste todo esto? Porque cuando veníamos no lo llevabas contigo. –Observó Lali, sin dejar de sonreír-
- No pensaba contártelo –Confeso Pedro levantando sus miradas- Lo fui a buscar mientras vos tenias los ojos tapados – Respondió al fin rápidamente, sabiendo la que se le venia-
- ¡¿Qué?! –Grito sorprendida- ¿Me dejaste acá sola gritando?
- No había nadie Lali, además fueron tres minutos nada más. – Justificó su acción, con la mejor excusa- No arruines el momento. –Pidió casi en silencio, sirviendo Sprite en un vaso- ¿Coca o Sprite?
- Sprite. –Decidió después de unos segundos- Te perdono solo porque me preparaste todo esto y porque me estoy muriendo de hambre, pero la próxima te mato. –Amenazó con el dedo haciendo que el chico trague saliva- ¿Entendiste? – Y Pedro solo asintió –

Se mantuvo con el refuerzo de jamón y queso en su mano, sin probar bocado hasta que Lali le aclaro que todo era una broma, y ahí si los dos comenzaron con aquel almuerzo tan romántico. Un mediodía nunca pensado para la morocha que reía sin parar tras escuchar las anécdotas que Pedro le contaba. Pero así como la vida tiene momentos felices y momentos tristes, tiene anécdotas para pasar el tiempo, y otras que le sirven al que las escucha para caer en la realidad.

- A los quince años me enamore realmente, por primera vez. Fue un 12 de Enero que empecé con las mariposas en la panza. Me acuerdo como si fuera ayer, estaba en Piriapolis vacacionando con mi madre en un hotel. El primer día que llegue lo conocí y no le di importancia, estaba en la puerta de la habitación, apurando a mi madre porque íbamos a salir, y él paso por ahí y me sonrió. El segundo día estaba leyendo un libro y el apareció. Se sentó a mi lado y empezamos a hablar. Coincidíamos en todo, el también era de Buenos Aires. Me hacia reír muchísimo y me hacia olvidar de todos mis problemas familiares. El 11 de Enero me invito a salir, después de dudar demasiado acepte la invitación. Esa noche fue increíble, la mejor de aquellas vacaciones. Me despeje por completo y me hizo comprender que me tenia que ocupar de mi vida, de mis amigos, de mis gustos, del amor. Al otro día me levante totalmente nueva, era otra. Me lo cruce en el desayuno y no pude mirarlo a la cara, apenas pude sonreírle, me sentía rara. Ahí me di cuenta de que me había enamorado. Un día antes de irme me dio su celular y me prometió volver a encontrarnos. Llegue a mi casa y no hice otra cosa que pensar en él, dos días después nos volvimos a encontrar y me propuso ser su novia. No pude aceptar, sabia que estaba realmente enamorada de él, pero no pude aceptar. Le explique absolutamente todo, me hizo creer que todo estaba bien. Hasta que un día. –Hizo una pausa y bajo su mirada- Un día salí con unas amigas a bailar, de casualidad el estaba en el mismo boliche que nosotras. Pero no estaba solo, estaba con otra. Me partió el alma en dos. Yo sabia que no pude aceptar ser su novia, pero era lo mismo, lo único que cambiaba era que no teníamos el nombre, miraras por donde lo miraras me había engañado igual. Desde ese día viví encerrada en la burbuja de la traición, odiaba a todos, odiaba que todos me fallaran. Ese mismo año fue que Euge me insistió a que me cambiara a su colegio, y lo termino haciendo. Fue en el año que vos te fuiste, si no me equivoco. Ahí conocí a los chicos, ellos me abrieron un poco, me hicieron olvidar del dolor.
Pero nunca pude. Nunca, hasta que te conocí a vos. Vos si me hiciste darme cuenta que en la vida no todo es sufrir, vos me hiciste dar cuenta que si existe gente que te puede amar de verdad.

Los ojos de Pedro se iluminaron, y rápidamente rompió en llanto, acompañándola. Aquellas palabras tan sinceras, aquella historia que ella tenia le había tocado el corazón. Orgulloso se sentía sabiendo que la había hecho feliz. Tras un “basta de llorar” de parte de ella, junto una hermosa sonrisa Juan Pedro volvió a lo que venia pensando antes de que todo esto pasara.

¿Queres ser mi novia? No. Muy de nene. Lali, quiero que nuestra amistad de el siguiente paso ¡Queda muy formal! ¿Y si no me entiende? Quiero que dejemos de ser amigos y seamos novios. ¡¿Cómo mie.rda le digo?! Ya fue, yo me mando

- Pedro, tu celular. Esta sonando bolu.do –Avisó Mariana-
Aquella canción de mana que se desprendía de su celular lo hizo caer de aquellos pensamientos. Aquella música había interrumpido lo que tanto quería hacer.
-Hola. Euge, ¿Qué paso? ¿Ahora tiene que ser? ¿Ahora ahora? Bueno esta bien, ahí vamos. – Cortó y bufó enojado- Euge, que vayamos que tenemos que preparar todo para la cena de mañana.
-¿Hoy? ¿Para que si es, justamente, mañana? –Pregunto la morocha, sin ninguna intención de volver-
-Si querida, pero no es cualquier día mañana, es año nuevo, y si no vamos ahora nos quedamos sin cena. –Respondió haciéndola reír-


1 comentarios:

flor-teen dijo...

jajaj
gracias por la nove!!

Google Traductor

¡Traduci el blog a tu idioma!

Yups.tv la tele en un click

Click en la imagen para ver LA TELE EN UN CLICK...