En los transcursos de los dias estamos subiendo información que fue borrada en nuestro blog, debido a unos problemas ajenos al blog. Además de esto, estaremos haciendo reformas y algunos cambios en el blog.
Sepan disculparnos!

jueves, 9 de julio de 2009

Novela en el blog "Año nuevo, vida nueva" cap 61


Capítulo sesenta & uno EL FINAL;

¡Que rápido pasa el tiempo! Me pongo a pensar, y parece como si las cosas que pasaron hace cinco años, hayan pasado recién ayer. Todavía tengo arriba la alegría de mi primera bici, o de la vez que gane un paquete de galletitas en un sorteo que hacían. Y ¡wow! Ahora soy esto, esto que esta en el espejo.
Ella de ahí es mi otra yo. Yo sonrío y ella también lo hace, sonrió más y me copia. Yo levanto una mano para apartarme un fino mechón que me hacía unas suaves cosquillas, y ella lo hace. Yo soy feliz, y ella también lo es. Ella está al lado del hombre que más ama, y yo también. Ella está en llamas con la vida, ella pasa por su mejor momento, ¡Y yo también! Ella se estaba preparando emocional y físicamente para lo que le esperaba en unos minutos, y justamente, yo hago lo mismo. Ella corre ambas manos para sujetar una suave cinta que se ata al costado de la cadera, como la mía. Se puede divisar perfectamente como una lágrima se encarga de arrasar con el perfecto maquillaje de ella, y del mío....

Click en LEER MAS para seguir leyendo la novela




Ella vuelve a sonreír y yo también. Y nuevamente me vuelve a copiar, cuando yo muevo una de mis manos para apoyarla sobre mi panza, donde llevo algo que va a cambiar mi vida. Yo pongo mi mano ahí y siento todo, absolutamente todo, y recuerdo con todos los detalles como paso, como fue. Y bueno, la del espejo también. Doy un paso hacia atrás, y ella lo da. Doy dos más, y ella los da. ¿Será posible? Y ahora yo caminaba hacia la puerta, después de haber sentido como alguien la golpeaba suavemente, y la dejé de ver. Desapareció por completo. La abrí con cuidado y con miedo de quedarme, como hacía dos minutos atrás, con el manillar en la mano. Pero en fin, la abrí y mi día terminó de iluminarse. Estaba ahí, vestido con ese traje que lo hacia más lindo todavía, con esa ancha sonrisa expandida por su casi perfecto rostro. Con ese lunar que hoy más que nunca cegaba a todas las personas, y con su nueva pelada, producto de mi rotunda idea de que cambiara el look (Claro esta, sabiendo de por si que todo le iba a quedar bien). Y el último detalle, esa elegante corbata que lo hacia verse tan diferente. Y juro que de no haber sido por el casi diminuto futuro que nos esperaba a ambos, me hubiera colgado de él y no lo hubiera soltado jamás.
- ¿Nerviosa? –Me preguntó mientras escondía una de sus manos atrás, y con la otra me rodeaba. Y junto a él, otra vez estaba enfrente a aquel espejo, y junto a ella y él, el otro yo de mi novio.
- Algo –Le respondí, aunque era obvio que le mentía por completo. Sonreí cuando sentí como comenzaba a imprimir incontables besos sobre mi mejilla, y lentamente se iba movilizando con sus labios hacia mi boca.- ¿Qué tenés ahí? – Exclamé de repente, interrumpiendo el delicado cosquilleo que provocaban sus besos en mí. Él abrió, de formara totalmente picara, sus hermosos y oscuros ojos, ensanchando nuevamente esa sonrisa.-
- ¿Yo? Nada - ¡Claro! ¡Y yo soy Maddona! Lo miré a través del cristal azogado y me fui dando vuelta lentamente. –
- Acá. –Indiqué mientras pasaba una de mis manos por su enorme espalda, en busca de algún bulto o algo que hiciera referencia a lo que escondía.- Acá –Volví a repetir cuando por fin encontré lo que buscaba. Y lentamente, con todavía aquella sonrisa, fue movilizando sus manos a la vez que su boca imprimía varios besos sobre mis labios, y finalmente acercó a mí un sobre totalmente blanco, sin ninguna imperfección- ¿Qué es? –Pregunte cuando mis manos sostuvieron aquello. Lo miré y pude adivinar lo que me iba a responder-
- Abrílo –Me dijo algo relajado y se corrió unos pasos más para atrás. Lo volví a mirar, pero esta vez fue con un dejo de sospecha, y cuando sentí el eco de su risa en la habitación levanté la pequeña solapita- ¡Abrilo ya! – Exclamó desquiciado por el suspenso que yo le había agregado. En respuesta a eso lo abrí de forma bruta, sin medir las consecuencias que aquello podía traer. Pero por suerte, no hubo consecuencias, ya que el sobre quedo intacto como antes. Con un suspiro y una risita entreverados saqué lo que tan intrigada me tenía. Y mi expresión no se cual fue, pero tuve que mirar aquello dos veces para asegurar de que era eso mismo.- ¿Te gustó?
- ¡Wow! –Pronuncié sorprendida y lo abracé con todas mis fuerzas. Wow. Seguía sin creerlo, eso que tenia ahí, lo que espere por años, mi magia, mi infancia estaban ahí. Miré automáticamente mi panza, donde llevaba esa criatura que iba a nacer e iba a ser feliz como yo, linda o más bien hermosa como el padre. Y me daban ganas de saltar, gritar, todo, pero todo lo que justamente no podía hacer. Alcé la mirada y choqué con la de él, que sonreía y contemplaba mi felicidad- Pellizcame, decime que esto es verdad, explícamelo. ¡No se! ¡Hace algo! –Le pedí en forma desesperada mientras miraba una y otra vez aquellos papeles-
- Si, voy a hacer. Me voy a ir así Euge viene con las peluqueras y te terminan de dejar más hermosa todavía. Te amo –Me susurró bien despacio en el ido y me besó intensamente en los labios, sujetándome firmemente. Entrelacé mis manos en su nuca, en señal de no querer despegarme nunca más de él.
-Yo también –Le respondí cuando salí de aquel estado de shock, viendo como cerraba la puerta.
Y se sumaba otra razón para ser feliz en mi vida, y para mi otro yo también. En instantes las dos íbamos a estar con nuestra mejor amiga y las peluqueras, arreglándonos, produciéndonos. Haciendo todo para quedar lo más lindas posibles. Todo para después casarnos con nuestro hombre. Si, casarnos. Casarnos y jurarnos el amor eterno, para siempre, jurar que nos vamos a respetar, cuidar, como ahora. Casarnos para sumar otra razón por la cual íbamos a estar unidos, unidos para siempre. Y el detalle final, esos papeles. Esos papeles que dicen que vamos a estar viajando a Nueva York, a ese lugar que tanto desee en mi vida, a ese lugar al cual nadie nunca me llevo, al lugar donde volvería a revivir mi infancia. Ese lugar, el cual él había elegido para nuestra luna de miel. Por eso hoy, las dos, tenemos dibujada esa imborrable sonrisa en nuestro rostro, una sonrisa que significa más de lo que parece. Y una vez más me percaté de que ella hiciera lo mismo que yo, y así fue.

. Ella acarició su panza al igual que yo, limpió las mil y una lágrimas que florecían como yo, apretó fuertemente aquel sobre contra el pecho como yo, y volvió a sonreír como yo. Suspiré profundamente y me encargue de marcar letra por letra en el celular aquellas palabras tan deseadas, que en segundos le llegarían a mi novio, y futuro esposo. Mi futuro esposo, que raro suena, pero que lindo.
-Lali, ¿podemos entrar? –Consultó una voz llena de alegría, que enseguida reconocí de quien era. Ella, mi mejor amiga. La que siempre estuvo, está y va a estar. La que se alegra cuando soy feliz, cuando la vida me regala un punto. - ¿Lali? –Insistió, ya que yo no fui capaz de responder, pero enseguida abrí aquella puerta, con toda la emoción y seguridad. Y apenas la vi, ahí, parada, tan hermosa como solía vestirse para estas ocasiones, corrí a abrazarla y a apretarla hacia mí.
-Gracias –Le dije con mi mano en el pecho, después de volver a respirar- Gracias por estar acá, a mi lado. Te juro que no sé que haría sin vos –Confesé, volviendo a llenar mis ojos de lágrimas, y dejándome llevar por la peluquera, que ya se había instalado-
-Felicitaciones amiga –Me dijo con total confianza, inclinándose hacia mí y apoyando su cabeza, delicadamente sobre mi panza. Y de repente sentí como una pequeña gota mojaba ese lugar tan sagrado para mí.
Y me asombra como la vida me esta regalando tantas cosas hermosas últimamente.

Y me asombra como la vida me esta regalando tantas cosas hermosas últimamente. Y me asombra como todo esto puede ser real, como él se encargó de hacer que este día sea tan especial para mí desde que lo conocí. Como se encargó de devolverme toda la felicidad que alguna vez me habían arrebatado, como se encargo de que mis sueños y los suyos sean uno solo. Y una vez más me asombro, como cada año, abría una puerta nueva para mí. Por eso hoy, treinta y uno de diciembre, estaba lista, lista para casarme con él y ser feliz para siempre.

FIN

PD: Si alguien tiene alguna novela Thiaguella que quisiera donar para que postee en en blog aviseme en un comentario.Gracias a Ficthiaguella por esta hermosa novela.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanto la novla!!! es buenisima!! xfavor subi otra!!

Maii dijo...

m,e encanto la noveeee...

aguante las thiaguellas!!!

todoxcris dijo...

hay me encanto la nove felicitaciones por terminarla esta muy bbuena ! re linda!! me encanto de enserio!!

yaniii dijo...

yo tengo una novee...

"un gran amor"...

besitosssss

es thiaguella a morirr!!

bvyeeee

pleasee..
buenisimo el final..

ame la noveeeeeeeeeeeeeee

Anónimo dijo...

yo tambien tengo una que estaa geniall essmuyy copadaa aja es thiaguela ovbioo

Anónimo dijo...

muiii buena la novela!
las de los comentarios anteriores k dijeron k tambien tenian novelas pongan la direccion del blog para leerlas!!
gracias!

Anónimo dijo...

me encanto el final de la nove,bellisima,felicitaciones,por el final,besos

Morena dijo...

Ayyyyyyyyyy, me encantoooo

la re felicito a la persona q la escribio, por q describia todo de tal manera que la imaginacion volaba... me encantooo

suban las de las otras chicas asi seguimos con el espacio Nove-Blog q es buenisimo...

Aguante Team-Picky el mejor blog de CA

besosss

Maryangela dijo...

bella la novela!!! las personas que tambien tienen novelas thiaguella que digan donde estan para leerlas!!! que nos den una direccion o algo para leerlas!!! y sigan subiendo mas bovelas porque esta buenisimo el espacio!!

Google Traductor

¡Traduci el blog a tu idioma!

Yups.tv la tele en un click

Click en la imagen para ver LA TELE EN UN CLICK...